« "Respiración Ki" de Koichi Tohei Sensei (30) | Inicio | Restableciendo el Punto Uno »

10 de abril de 2021

"Respiración Ki" de Koichi Tohei Sensei (31)


Este artículo forma parte de la traducción del libro de Koichi Tohei sensei, "Respiración Ki (Ki no Kokyuho)". Subiremos un nuevo artículo semanalmente.
Shinichi Tohei


El principio de no disensión

Es importante tener unas relaciones humanas saludables para mantener una mente y un cuerpo saludables.

El Universo es absoluto, contra él no tenemos motivos para luchar. Las batallas surgen en primer lugar cuando aparece la idea de dualidad.
Al enfocarnos en el mundo relativo, hemos caído en la actitud según la cual luchar es algo natural. Hemos olvidado la verdadera naturaleza del Universo.
La gente de hoy en día encuentra este concepto muy difícil de entender.

Actualmente hay demasiadas personas que sienten que es imposible vivir sin conflicto. También hay muchos que, aunque ello signifique oprimir a otros, no se detendrán ante nada para conseguir predominio y vencer por cualquier medio.
Naturalmente, esta situación se complica aún más si estas son las personas que se reúnen para dirimir la paz mundial.
Si realmente deseamos la paz mundial, cada individuo debería volver al espíritu básico del Universo y comprender el significado del principio de "no disensión".
La creencia general es que el principio de no disensión significa que debemos estar de acuerdo con lo que cualquiera pueda decir, que no debemos resistirnos si alguien nos golpea, y que esta es una forma de vivir muy débil.
Esto no es realmente así. El principio de no disensión exige el más fuerte de los espíritus.
Requiere un suministro completo de Ki positivo en la mente y en el cuerpo para prevenirnos de recibir siquiera un poco del Ki negativo de nuestro oponente.
La situación es de naturaleza similar a la de un manantial claro que brota desde el fondo de un estanque. En su camino hacia la superficie, ni una gota del agua turbia del estanque entra en la corriente de agua limpia.
Cuando estás lleno de Ki positivo y lo emites, nada del Ki negativo de tu alrededor puede entrar en tu cuerpo. Del mismo modo que el barro del estanque penetraría y ensuciaría el agua clara si el manantial dejara de fluir por un solo momento, así también si retiras tu propio Ki, aunque sea ligeramente, recibirás todo el Ki negativo de tu alrededor.
Por lo tanto, el principio de no disensión exige una mente fuerte, constantemente llena de Ki y que constantemente envía nuestro propio Ki al Universo. Una mente cuyo Ki está en confluencia perfecta con el Ki del Universo.
El camino de la no disensión te permite superar cualquier desilusión sin dolor, reírte de cualquier calumnia y dirigir a cualquier atacante sin recibir el golpe.
Aquellos que se autocompadecen hasta quedarse dormidos, sin resistirse a nada y sin responder a los comentarios negativos de los demás, no siguen lo que entendemos que es el principio de no disensión.
Encerrar el discurso y las acciones de tu oponente en tu corazón no es verdadera no disensión; es resistencia. Aunque no digas nada con los labios, tal vez sus sentimientos estén hirviendo dentro de ti. Los conflictos y las contradicciones mentales también son una especie de batalla.
La no disensión de la que hablamos surge cuando no abrigamos malos sentimientos contra la mente negativa de nuestro oponente, y con la magnanimidad del mar que acepta todas las corrientes tributarias, mantenemos la calma en nuestro propio corazón.
Un empleado de cierta empresa comenzó a estudiar la unificación de mente y cuerpo.
Un día vino a verme con un problema. Dijo:
“Estoy teniendo con frecuencia conflictos de parecer con mi jefe en la oficina y las diferencias de opinión suelen terminar en pelea. Mi jefe es terco y yo tengo mal genio. Pese a saber que pelear no es bueno, no puedo evitarlo. Siempre que mi jefe me dice algo malo me enojo. Quisiera saber qué puedo hacer para resolver este problema. "
"¿Has aprendido la unificación de mente y cuerpo y la has dominado?" pregunté yo.
"Sí, la entiendo bien".
"Entonces es realmente bastante fácil. Cuando alguien diga algo desagradable sobre ti, mantén el punto uno en la parte inferior del abdomen, extiende un Ki poderoso y no te tomes personalmente lo que te dice. Si haces esto, todas las cosas malas que el otro hombre diga volverán a él. Por ejemplo, si tu jefe te llama tonto y te niegas a aceptar lo que dice, lo que dice regresará a él, que de hecho está diciendo que él mismo es un tonto. Te reirías y estarías de acuerdo si tu jefe te dijera: "Soy un tonto", ¿no es así? Intenta pensar de esta manera y observa el rostro del otro hombre. El rostro de un hombre que está enojado, se convierte de inmediato, ya de por sí, en algo bastante divertido”.
Al parecer puso mi consejo en práctica enseguida. Por mucho que se enojara su jefe, simplemente sonreía y decía: "Sí, sí". Finalmente, su jefe anunció, mientras salía furioso, que hablar con mi alumno solo lo enojaba más. Luego se alejó.
Uno se da cuenta de lo tonto e inútil que es estar enojado cuando ve la cara sonriente de su pareja.
Lo mismo es válido con una amenaza. Si la persona amenazada mantiene el punto uno y calma su mente, el que se asustará será el hombre que hizo la amenaza.
Unos días después, el jefe le preguntó a mi alumno: "Hay algo raro aquí. Parece que has aprendido algo diferente últimamente".
Le explicó todo el asunto a su jefe, quien dijo que tener peleas era una tontería y decidió parar.

(Traducción: Roger Giménez)

|

« "Respiración Ki" de Koichi Tohei Sensei (30) | Inicio | Restableciendo el Punto Uno »