« noviembre de 2015 | Inicio | enero de 2016 »

diciembre de 2015

1 de diciembre de 2015

Continuar Hacia Delante Mientras Nos Movemos Hacia Atrás

Ki_business_1

En todo lo que sucede, si hay un inicio siempre habrá un final.

Cuando empezamos algo, somos generalmente muy positivos y extendemos Ki para movernos hacia delante. Cuando estamos cerca del fin de hacer o conseguir algo, tendemos a ver o pensar hacia atrás y en este proceso tiramos de nuestro Ki hacia detrás. Finalizar o completar algo es siempre más difícil que empezar o comenzar algo.

Especialmente para los líderes, es particularmente difícil evaluar y conocer el momento de quitarse. Por ejemplo, saber el momento de retirarse o dar un paso atrás del rol de líder. De la misma manera como darse cuenta del momento de retirarse de un rol en una compañía o un negocio.

Si tiramos de nuestro Ki hacia atrás en un momento tan crucial, ello puede inhabilitarnos de tomar decisiones correctas. Incluso aunque nos retiremos o nos salgamos de un rol importante, siempre necesitamos continuar extendiendo el Ki hacia delante.

Soshu Koichi Tohei Sensei se dio cuenta de esto durante su periodo en la guerra.

Cuando avanzamos hacia delante, es fácil extender el Ki continuamente. Como el Ki se extiende hacia delante, es fácil percibir y evitar una situación peligrosa.

Cuando nos retiramos, es fácil tirar del Ki hacia detrás. Como el Ki es tirado hacia detrás (hacia dentro), las señales peligrosas se convierten en imperceptibles, por tanto las situaciones peligrosas se vuelven inevitables.

Esto fue aprendido por Soshu Koichi Tohei Sensei de un manera dura, él se dio cuenta mientras se retiraba que nunca debía tirar el Ki hacia atrás, que la acción no debía ser pensada como “retirarse o caer hacia detrás” sino “proceder y continuar hacia detrás”. Esto le ayudó a evitar muchas situaciones peligrosas.

Incluso en los entrenamientos y práctica de Shinshin Toitsu Aikido, Soshu Koichi Tohei Sensei siempre enseñó de esta manera.

Un ejemplo es: dos personas se alinean uno junto al otro a un lado del Dojo, ambos con la espalda dirigida hacia el otro extremo del Dojo. Ambos entonces empiezan a correr a toda velocidad (hacia atrás) hacia el otro lado del Dojo.

Una persona extiende el Ki hacia delante (incluso mientras se corre hacia atrás). Como el Ki se está extendiendo, él es consciente de sus alrededores y es capaz de sentirse calmado y confiado mientras corre.

La otra persona corre mientras tira del Ki hacia dentro (todavía corriendo hacia atrás) Como el Ki no está extendiéndose, él no es capaz de sentir sus alrededores y por tanto se siente menos confiado y calmado mientras corre.

Los principiantes, quienes participan en este ejercicio por primera vez, se sorprenden por la gran diferencia en el resultado sólo por la dirección de la proyección de Ki. Esta experiencia también muestra que incluso moviéndose hacia atrás, el Ki continua moviéndose hacia delante.

Durante el seminario (Sesión de charla sobre Ki en los negocios) con Mr. Takeo Hori, hablamos sobre saber el momento adecuado de dejar el cargo de líder.

Mr. Hori se retiró a la edad de 51 años como presidente de Hori Production. En esa época, no sólo su compañía, Hori Production, sino cada agencia prodigio en Japón, parecía como un negocio que no podría ser capaz de continuar en la siguiente generación. El propósito de Mr. Hori’s entonces fue convertir Hori Production en una compañía pública que podría continuar a pesar de si el nuevo presidente tuviese o no relación con la familia Hori.

Incluso entonces, decidir retirarse a la edad de 51 años parecía todavía muy temprano, por lo que pregunté a Mr. Hori como llegó a esa decisión.

Convencido de que el próximo Presidente de la Hori Pro Company protegería y continuaría el progreso de la compañía, Mr Hori decidió para sí mismo que quería continuar para intentar otras cosas.

Después de retirarse, Mr. Hori fue capaz de continuar hacia delante y asumir riesgos los cuales él era previamente incapaz de tomar mientras era el presidente de la compañía, lo cual lo llevó a que todas sus decisiones de negocio y riesgos se convirtieran en éxitos.

De hecho, un presidente retirándose no debería simplemente retirarse y dejar el cargo, sino que debería pensar en dejar el cargo como una continuación y un progreso hacia delante.

Incluso a los 83 años de edad, el está siempre todavía continuando hacia delante.

|

« noviembre de 2015 | Inicio | enero de 2016 »