01-Temas Habituales

23 de abril de 2021

Respiración y Emociones

Los efectos prolongados del COVID19 han hecho, tal vez, que nos volvamos más irritables. Nos podemos enfadar por las cosas más pequeñas, causando conflictos con nuestra família. Muchos tienen este problema.

Es difícil controlar nuestras emociones cuando estamos enojados. Tratar de decirnos a nosotros mismos “no te enfades” puede incluso llevar a una mayor pérdida de autocontrol. Así pues, ¿qué podemos hacer al respecto?

Afortunadamente, las emociones y la respiración están muy estrechamente vinculadas. Tal vez no seamos capaces de controlar nuestras emociones, pero podemos controlar nuestra respiración, y por tanto, nuestras emociones.

La mayoría de las personas no son habitualmente conscientes de su respiración. Por lo tanto, el primer paso es prestar atención a nuestra respiración:

- ¿Qué tipo de respiración estás haciendo en este momento? ¿Estás respirando lentamente o estás respirando de manera rápida?

- Si estás respirando lentamente, prueba a respirar más rápido. ¿Cómo te sientes?

- Si estás respirando rápidamente, atrévete a ralentizar. ¿Qué sensaciones te causa esto?

Si experimentas una sensación distinta, intenta ahora recordar tus patrones de respiración normales.

Cuando estás enfadado, respiras con una “respiración de enfado”. Intenta recordar cómo te sientes cuando estás enfadado e intenta recrear ese patrón de respiración.

Si no estás seguro, intenta observar como respiras cuando estás de hecho enfadado en tu vida diaria. De un modo bastante interesante, la mera observación debería ayudarte por sí misma a reducir tu enfado.

De igual manera, cuando estás irritado, respiras con “respiración de irritabilidad”. Cuando estás tenso, respiras con “respiración tensa”. Cuando te sientes ansioso, respiras “con respiración ansiosa”. Intentemos recrear cada una de estas respiraciones. Verás que son todas ellas, respiraciones muy poco profundas.

Trata ahora de recordar cuando estás respirando de la manera más cómoda. ¿Cómo es tu respiración cuando contactas con algo que te hace sentir realmente maravilloso?

Si eres montañero y estás trepando por una empinada senda sin vistas, cuando repentinamente tu visión se abre y ves una vista espectacular, ¿no dices “Guau!” y dejas salir un placentero suspiro?

Si te gustan los dulces, y has recibido un regalo de alguien y lo abres para encontrar que son tus bombones favoritos, ¿no dices “Guau!” y dejas salir un placentero suspiro?

Cuando exhalas así, estás respirando profundamente y sin tensión. Esto es lo más importante al hacer respiración Ki.

Cuando intentan hacer meditación respirando, muchas personas se dicen a sí mismas “expira durante un tiempo determinado” o tal vez simplemente “expira durante mucho tiempo”. En otras palabras, su mente causa una respiración obligada.
Los niños que crecieron en hogares con controles muy estrictos, se quejan de que se sentían ahogados en casa. Esto no se debe a un problema pulmonar, sino al ambiente opresivo en el que vivían. Incluso esto puede causar esta misma “respiración obligada”.

Si permitimos a nuestros cuerpos aprender a exhalar confortablemente en nuestra vida diaria, el resultado será que no estaremos controlados por nuestras emociones. Intentemos esta misma respiración confortable siempre que nuestras emociones se alteren.

Cuando era más joven, era muy sensible a los estímulos y tenía un temperamento irascible que descargaba sobre las personas y las cosas a mí alrededor. Aquella irritabilidad se amplificaba a menudo a causa de mi respiración superficial.

Koichi Tohei Sensei estaba preocupado por mí, y me enseñó a hacer “respiración calmada”. Gracias a esa práctica, ya no me arrastraban mis emociones. Como resultado, aprecio la importancia de respirar muy profundamente.

Si puedes cambiar tu entorno, deberías cambiarlo. Pero si no puedes, como en el caso del COVID19, entonces es importante calmar tu respiración como manera de protegerte.

La respiración y las emociones están conectadas. Practiquemos esto juntos.

(Traducción: Roger Giménez)

|

10 de abril de 2021

Restableciendo el Punto Uno

La propagación del COVID19 ha hecho que muchos de nosotros nos quedásemos en nuestros hogares durante el pasado año y ha impedido a muchos que se reúnan. Como resultado, existe un gran sufrimiento, tanto por problemas de salud física como mental.
Los problemas físicos son quejas por rigidez crónica en los hombros o por dolor de espalda. Los problemas mentales, como la irritabilidad y la depresión, también están muy extendidos.
Dado que la propagación de esta infección por el Corona virus aún tardará en resolverse, incluso con el avance de la vacunación en todo el mundo, todavía no hay un final definitivo a estos problemas. Para algunos puede parecer que no hay salida y que estos desafíos, físicos y mentales, se están volviendo aún más serios.

No existe una solución de "talla única", pero hay algunas cosas que podemos mejorar con un poco de cuidado en nuestra vida diaria.
Establezcamos como nuestra postura original "Mantener el Punto Uno", aunque tendemos a estar con el "Peso en la parte superior" en nuestra vida cotidiana.
Por ejemplo, cuando estás nervioso o tienes prisa, ¿cómo se sientes? Podrás sentir que tu mente no está en el Punto Uno, sino en la parte superior, en la cabeza y la parte superior del cuerpo.
¿Y cómo te sientes cuando te esfuerzas y tienes el pecho apretado? En momentos así, también puedes sentir que tu mente no está puesta en el Punto Uno, sino que está alrededor de tu pecho.
De hecho, el estado mental de cuando el peso está en la parte superior agota la mente y el cuerpo.

Entonces, ¿cuándo te das cuenta de que estás experimentando el “peso en la parte superior” en tu vida diaria?

Comencemos mirando el aspecto físico:

- Cuando te agarras a la barra en el tren o autobús, ¿tienes los hombros hacia arriba?
- Cuando trabajas con el ordenador, ¿se te suben los hombros?
- ¿Se te suben los hombros cuando cortas algo duro con un cuchillo?

Cuando tu peso está en la parte superior, estás haciendo un esfuerzo y tu postura se altera. Cuando estás en tal estado, si compruebas tu postura con una prueba de Ki, encontrarás que está desequilibrada. Aquí es donde pueden surgir fácilmente la rigidez en los hombros y el dolor de espalda.

Veamos ahora el aspecto mental:

- ¿Te sientes aturdido o mareado cuando estás nervioso?
- Cuando estás trabajando, ¿sientes que la sangre se te sube a la cabeza?
- Cuando estás frustrado, ¿sientes como si hubiera presión en tu cabeza?

Cuando te encuentras en un estado de peso en la parte superior, los sonidos pueden parecerte estridentes y las palabras pueden parecerle hirientes. Esto se debe a que eres más sensible a los estímulos externos. Te hace vulnerable al estrés y a la presión.

También te hace menos capaz de ver lo que sucede a tu alrededor y, por lo tanto, menos capaz para tomar las decisiones correctas.

El problema es ¿cómo restablecemos el equilibrio del Punto Uno, cuando nos damos cuenta de que estamos con el peso en la parte superior?

Una de las mejores maneras para hacerlo es realizar “Ejercicios de relajación de todo el cuerpo (Taiso de relajación)”.

No puedes calmar tu estado de peso en la parte superior con una orden de tu mente. Cuanto más lo piensas, peor se vuelve. Pero puedes restablecer el equilibrio del Punto Uno desde este estado de peso en la parte superior relajando todo el cuerpo.

Es fácil de hacer. Primero, verifica tu postura básica de pie y asegúrate de estar con el peso bien repartido. A continuación, simplemente balancea la parte inferior de los brazos y agita las yemas de los dedos tan rápido como puedas. Es como sacudirse el agua de los dedos.

Descubrirás que no puedes sacudirlas muy rápido si hay alguna tensión en tu cuerpo. Pero puedes hacerlo mucho más rápido si relajas todo el cuerpo. Las vibraciones del balanceo y las sacudidas de las manos se transmiten naturalmente a todo el cuerpo.
Como recordatorio, verifica siempre antes tu postura de pie, poniéndote primero de puntillas y bajando luego los talones suavemente.

Logramos este estado de relajación relajando todo el cuerpo y reequilibrándolo, lo que ayuda a restablecer el Punto Uno, alejándonos de estar con el peso en la parte superior. Un estado de colapso, o estado de "relajación muerta", significa relajar todo el cuerpo mientras está desequilibrado, que es como un estado de pereza.

En el "Ejercicio de relajación de todo el cuerpo", lo primero que debes hacer es asegurarte de estar en la postura básica, con el Ki fluyendo a través de los dedos de los pies, y balancear después la parte inferior de los brazos y agitar las yemas de los dedos de ambas manos lo más rápido que puedas.

Cuando te hayas relajado lo suficiente, disminuye gradualmente el balanceo de los brazos y las sacudidas de las manos como a "la mitad..., la mitad..., la mitad..." o "más pequeño, más pequeño, más pequeño" sucesivamente. No te detengas de golpe. Si lo haces, volverás a causar tensión.

Esto es todo lo que necesitas hacer para restablecer tu Punto Uno, lejos del estado de peso en la parte superior. Te recomendamos que hagas esto en tu vida diaria, por ejemplo, cuando tengas los hombros rígidos, antes de acostarte por la noche o cuando te sientas irritable.

Otra forma de dejar atrás ese estado de peso en la parte superior es "exhalar por completo". Hablaré de esto en otro momento.

(Traducción: Roger Giménez)

|

17 de febrero de 2021

Calma viva

Los Dodgers de Los Ángeles me pidieron oficialmente que enseñara "Ki" a sus mejores promesas en un campamento local a partir de 2010 y durante tres años.

Los Dodgers buscan jóvenes talentos de béisbol de todo el mundo, y esos son los jugadores de primer nivel en los que el equipo tiene puestas sus más altas expectativas.

Mientras observaba su práctica día a día, me di cuenta de una cosa en común. Era que cada movimiento se hacía con mucha facilidad.

Ya fuera lanzando o bateando, parecía tan fácil que incluso un aficionado como yo ¡tenía la idea errónea de que también podía hacerlo! Por supuesto, este no fue el caso. No había nada llamativo en sus eficientes movimientos. En esas acciones, se veían tan naturales y tranquilos.

En términos de expresión y puesta en escena, quizás haya algo que se haga para "lucirse", pero de esta experiencia con atletas profesionales aprendí que el verdadero movimiento es lo opuesto.

Un día estaba visitando el Parque Nacional de Yellowstone, en los Estados Unidos.

Mientras conducía a lo largo del río, había advertencias de "¡Peligro!" en la orilla del río. Pero la corriente parecía tan tranquila que el río no parecía peligroso en absoluto.

Pronto me di cuenta de lo que significaban las advertencias de peligro. Después de conducir un poco más por la carretera, llegué a una enorme cascada.

A primera vista, la corriente parecía bastante tranquila. Pero desde la cascada, vi que en realidad era muy poderosa, y las advertencias significaban que si alguien quedaba atrapado en ella, no sobreviviría.

Las olas y las salpicaduras en un río pueden parecer poderosas, pero no necesariamente lo son. No existen por causa de una corriente peligrosa, sino simplemente porque el lecho es poco profundo o rocoso.

Este es un ejemplo de que un estado aparentemente tranquilo puede ser muy poderoso y no podemos juzgar solo por las apariencias.

Hay una pieza para piano de Franz Liszt llamada " Trascendental Études".

Es una pieza de música para piano que requiere de una gran habilidad para ser interpretada. Al nivel del estudiante de piano promedio, no es fácil seguir la partitura musical. Si falta la técnica, no se convertirá en música, y si solo se persigue la técnica, la pieza resultará chillona e inquieta.

Cuando la toca un verdadero pianista, la música suena maravillosamente armoniosa y tranquila, a pesar del aterrador número de notas.

Un ejemplo de esto es la interpretación de los "Trascendental Études" realizada por Kemal Gekic.

Es interesante notar que Franz Liszt, quien era un maestro de la técnica, estudió con Karl Czerny, quien era famoso por su educación básica.

Creo que la técnica es el resultado de los entrenamientos fundamentales, y que en el proceso de eliminar excesos y derroches se logra una sensación de “calma”.

“Calma” y “lentitud” pueden parecer cercanas en significado, pero no son lo mismo. Es incorrecto esperar calma desde el principio. Solo sería una aburrida lentitud.

La realización de las técnicas de Shinshin Toitsu Aikido nos ofrece un ejemplo similar.

Un movimiento llamativo es irracional y despilfarrador. Cuando estos movimientos innecesarios se eliminan, la amplitud de tu movimiento revela una gran calma.

En nuestro entrenamiento de Shinshin Toitsu Aikido también usamos Bokken, las espadas de madera, y Jo, los palos de madera. Lo mismo se aplica a espadas y palos, cuanto más natural es el movimiento, más calmado se vuelve.

Un movimiento que tiene calma, en realidad tiene amplitud. Por el contrario, un movimiento inquieto no tiene poder. Y la lentitud del movimiento, en sí misma, no tiene ningún poder.

La “calma” es muy interesante.

En tu práctica diaria, si observas tu propio movimiento y el de otras personas desde este punto de vista, podrás encontrar algo nuevo.

Por cierto, el Sr. Takeo Hori, es la personificación de la "calma".

[Shinshin Toitsu Aikido · Canal oficial de YouTube de la Ki Society official video/entrevista con Sr. Takeo Hori]

https://youtu.be/L3T4-0TY5d8

(Traducción: Roger Giménez)

|

3 de febrero de 2021

Nuevos Dojos por todo el país

Se ha declarado el estado de emergencia en Tokio y en algunas prefecturas. Según informan las noticias, se espera que el estado de emergencia se extienda a más zonas todavía.

Para el Shinshin Toitsu Aikido Kai, la práctica se llevará a cabo bajo la responsabilidad del jefe del dojo y de acuerdo con las "Directrices para la prevención de la propagación de la nueva infección por coronavirus".

Existe la posibilidad de que tengamos que suspender nuestra práctica o tan sólo cambiar de horarios, de acuerdo a las restricciones horarias y de movilidad. Pedimos vuestra comprensión al respecto.

Durante la declaración de emergencia del año pasado, suspendimos las actividades en los dojos de todo Japón.

Mientras tenía una gran sensación de crisis, obtuve información acerca de Zoom por una persona que lo conocía, e inmediatamente comencé en el dojo de la sede de Tokio las clases en línea, con aproximadamente 50 personas.

Estas clases de Zoom se desarrollaron una tras otra, y después de solo dos meses, pude practicar con alrededor de 500 personas de varios dojos, todos conectados a través de Zoom.

Inicialmente, las clases en línea funcionaron como el sustituto de no poder hacer una clase en un dojo o un aula, pero a medida que se reanudaron los entrenamientos presenciales, las clases en línea perdieron receptividad.

Si la clase en línea se ve como un sustituto de la clase en el dojo, es natural que así sea. Decidimos entonces cambiar el enfoque de nuestras clases en línea: de "también podemos hacerlo en línea" a "podemos hacerlo porque estamos en línea".

Por ejemplo, un participante que viene de lejos tiene que gastar mucho tiempo y dinero para asistir a clases en una gran ciudad. Con las clases en línea no existen tales restricciones. De hecho, muchos de los participantes que asisten a la clase en línea viven en lugares lejanos.

Por ejemplo, si estás cuidando de personas mayores y el tiempo es para ti un factor crítico, tendrías que reservar medio día, incluyendo el ir y venir, para poder asistir físicamente a una clase en un dojo. Con las clases en línea, puedes hacer uso de cualquier rato libre que tengas, y con las clases personalizadas, puedes aprender cuando lo desees.

Por supuesto, hay algunos aspectos que solo se pueden comunicar en el dojo. Sin embargo, hemos descubierto que como resultado de consolidar lo que se puede comunicar en línea, nuestras clases en el dojo mejoran. Y cuando podamos volver a asistir a las clases en el dojo, podremos concentrarnos también en lo que podemos practicar en el tatami.

Seguimos haciendo "lo que siempre hemos hecho" sin dudarlo, pero el nuevo coronavirus nos ha enseñado lo importante que es ponderar "por qué estamos haciendo esto" y empezar de cero. Es posible que no hubiéramos podido hacer esto si no hubiera sido una crisis tan global.

El 10 de enero, celebramos en línea el “Evento Kagami Biraki”.

A pesar del estado de emergencia declarado, participaron en el evento 500 personas de todo Japón. Participaron además como invitados 80 instructores de EEUU, Rusia, Europa, Australia y otros países.

Este es un gran ejemplo de una de las cosas que "podemos hacer porque estamos en línea". Algunos de ellos practicaron en línea desde sus hogares y otros se reunieron en el dojo.

El propósito de nuestro estudio es "Extender Ki", y este evento fue una oportunidad extremadamente importante para lograr este objetivo. Pudimos extender Ki mediante la interacción entre nosotros desde otros países por primera vez en mucho tiempo.

Este año estamos planeando un evento internacional para 1,000 personas. El Kagami Biraki en línea ha sido una buena prueba para ello.

En un futuro cercano, queremos tener un evento en línea al que atiendan 10,000 personas. Luego, después de que se resuelva esta pandemia, queremos realizar un "Campamento Mundial" presencial. Este evento ha tenido que posponerse en Japón debido a Covid19. Sin embargo, queremos practicar juntos en el Tenshinkan Dojo, que tiene 520 tatamis lo antes posible.

Hay muchas personas que estancan el Ki debido al nuevo virus corona. Si estancas el Ki, no podrás usar tu mente de manera positiva. Es importante, precisamente en este tipo de condiciones sociales limitadas "Extender Ki".

Practicando Shinshin Toitsu Aikido y "Extendiendo Ki", este estancamiento puede aclararse. Por esta razón, he decidido establecer nuevos dojos en todas las regiones principales de Japón.
Crearé un entorno en el que puedas practicar Shinshin Toitsu Aikido desde cualquier lugar de Japón.

Crear un dojo dedicado al Shinshin Toitsu Aikido requiere una cierta cantidad de preparación y tiempo, pero los "lugares" para practicar pueden incrementarse con flexibilidad y compromiso.

Para lograr esto, necesitaremos el triple de instructores y lugares para practicar que los que tenemos ahora. Lo más importante en particular, es el desarrollo de instructores. Al explorar las posibilidades de la comunicación en línea, este objetivo se ha vuelto realista. Llevamos ahora a cabo clases de formación de instructores en línea y muchos de nuestros instructores están participando.

Nuestro objetivo es lograrlo en cinco años.

En cuanto al extranjero, actualmente tenemos dojos en 24 países. El daño causado por este nuevo virus corona difiere mucho de un país a otro. A pesar de esta situación, aumentaremos las nuevas oportunidades para el extranjero tal como lo hicimos en Japón, vigilando cuidadosamente el estado de la infección. No hay duda de que la conexión en línea jugará un papel aún más importante para el extranjero.

Nos gustaría agradece a todos por su apoyo en el futuro.

(Traducción: Roger Giménez)

|

6 de enero de 2021

Setsudo: Creando más oportunidades para estudiar Shinshin Toitsu Aikido

En este blog hablo de mi “resolución” para el futuro del Shinshin Toitsu Aikido.
En abril 2020, cuando se declaró el estado de emergencia en Japón, comencé las clases en línea.
Al principio, ofrecí estas clases como una alternativa a las clases en el dojo. No hay nada mejor que el entrenamiento en el dojo, acompañado de contacto físico.
Sin embargo, mediante ensayo y error, me di cuenta de que había cosas que podíamos hacer en línea y, lo que es más importante, de las cosas que solo se pueden hacer en línea.
Para materializarlo, decidí planificar un seminario de otoño en línea, para todo Japón.
Estoy seguro de que hubo muchos desafíos, pero las más de 500 personas que asistieron parecieron darse cuenta del potencial de las clases en línea.
Tengo grandes expectativas para este tipo de presentaciones. Lo que es particularmente importante acerca de las clases en línea es que puedes participar desde tan lejos como estés.
Mis talleres habituales para instructores se realizan en las ciudades y las capitales regionales, por lo que incluso sin COVID-19, siempre ha sido difícil para muchos instructores de zonas distantes asistir con frecuencia.
Ahora, desde que comenzaron las clases en línea, todos los instructores pueden asistir dos veces al mes, mientras que antes podían participar en el entrenamiento para instructores dos veces al año.
El cuello de botella en la difusión de Shinshin Toitsu Aikido es el número de instructores. Actualmente hay 350 instructores en Japón, pero para capacitarlos siempre he tenido que viajar a cada área para enseñar, y esto requiere una enorme cantidad de tiempo y esfuerzo. Por supuesto, se seguirá haciendo así en el futuro, pero con el uso de las clases en línea, podremos capacitar instructores en cualquier región con mucha más regularidad.
Por lo tanto, he decidido abrir nuevos dojos en las principales ciudades, pueblos y aldeas de todo el país durante los próximos cinco años y capacitar a los instructores para que más personas puedan practicar Shinshin Toitsu Aikido dondequiera que vivan en Japón.
Para ello, el número de instructores tendrá que triplicarse del número actual hasta los 1.000 instructores.
Por lo que respecta al exterior de Japón, actualmente hay dojos de Shinshin Toitsu Aikido en 24 países, y me gustaría triplicar este número en los próximos cinco años.
Ante la adversidad del COVID-19, estoy extendiendo Ki hacia el futuro como resultado de mi búsqueda de una nueva dirección.
He tomado una decisión y ahora la haré realidad.
Shinshin Toitsu Aikido Kai ha establecido pautas para el uso de las redes sociales en Japón y participará activamente en la difusión de información mediante el uso de las redes sociales. Como parte de este esfuerzo, he decidido subir algunas entrevistas en video al canal oficial de YouTube.
La primera entrevista en video es con el crítico de béisbol Tatsuro Hirooka.
El Sr. Hirooka tiene ahora 88 años y fue un famoso campocorto de los Yomiuri Giants cuando estaba en activo como jugador de béisbol. Como entrenador, llevó a los Yakult Swallows y a los Seibu Lions al Campeonato de la Liga y al Top of Japan, respectivamente.
Fue uno de los mayores partidarios de Koichi Tohei Sensei; entendió muy bien sus enseñanzas para el mundo del béisbol y practicó Shinshin Toitsu Aikido al máximo.
Tal vez tengan la imagen de que el Sr. Hirooka es un "hombre estricto".
En realidad, el Sr. Hirooka es un hombre que se ríe mucho, es extremadamente flexible y siempre es curioso e inquisitivo. Es un gran educador y ha entrenado a muchos jugadores de béisbol hasta hoy.
Aquí hay una preciosa entrevista en video con Hirooka-san.
Pueden ver este video en el canal oficial de Shinshin Toitsu Aikido en YouTube. Lanzaremos más videos a partir de ahora, suscríbete pues a nuestro canal.

[Shinshin Toitsu Aikido・Canal oficial de YouTube de la Ki Society]
https://www.youtube.com/channel/UChfjPSmOotFGUlrZ-NJQqFA

(Traducción: Roger Giménez)

|

11 de noviembre de 2020

Infundido con Ki

Habitualmente empleamos en japonés la expresión “Ki ga Hairu” para referirnos a las reacciones que están infundidas con Ki, el trabajo que está infundido con Ki y la comida que está infundida con Ki.

Esto es así porque una de las funciones del Ki es “la mente se mueve cuando se le infunde Ki”.

Digamos que queremos hacerle un regalo a alguien. Para hacer realmente feliz a esa persona, es necesario que conozcamos sus circunstancias.

No queremos enviarle bebidas alcohólicas a alguien que no toma alcohol, o incluso peor, mandárselas a alguien a quien le gusta beber pero que se abstiene de hacerlo.

Si el destinatario trabaja en una oficina, es mejor enviar algo que pueda ser fácilmente compartido entre todos, y si se regala a un miembro de una familia, es mejor regalar algo que la familia entera pueda disfrutar.

Al ponernos en el lugar de la otra persona e intentar entenderla, podemos infundir su regalo con Ki. Quien lo recibe será entonces conmovido por el Ki.

Supongamos que estamos creando un documento. Hay dos tipos de documentos: Los “infundidos con Ki” y los “no infundidos con Ki”.

En un documento “infundido con Ki” habrá varios modos de hacer más fácil la comprensión y evitar los malentendidos desde el punto de vista del lector.

Por el contrario, hay documentos que se crean sin pensar en el lector en absoluto. Ese es un ejemplo típico de un documento “no infundido con Ki”: El otro día recibí una notificación de una institución pública. Daba igual las veces que la leyera, seguía sin entender su significado, y sólo después de hacer algunas pesquisas, logré por fin entenderla.

Tal vez se os haya ocurrido que lo mismo es cierto para la enseñanza.

Hay dos maneras de enseñar: La enseñanza “infundida con Ki” y la “no infundida con Ki”.

Saber el nivel de comprensión de las personas a las que nos dirigimos nos da la capacidad de tomar en consideración cómo nos hemos de comunicar, y esto hace que para ellas sea mucho más fácil recibir nuestro mensaje. Esto se convierte entonces en una enseñanza “infundida con Ki”.

Hablar solo desde nuestro punto de vista no hará que el Ki se infunda en la enseñanza. Que puedas emplear un lenguaje fluido no significa necesariamente que se infunda Ki en tu mensaje.

Si llenamos cada uno de nuestros movimientos con Ki, crearemos una enseñanza infundida, y ese Ki será más capaz de conmover el corazón del otro.
Personalmente valoro “Ki ga Hairu (Infundir Ki) ”en todo lo que hago.

Su nuestra mente no se usa de manera adecuada, no seremos capaces de poner Ki en nuestras acciones, y estas no llevarán a los resultados que queremos.

Siempre intento mejorar el modo en el que empleo el tiempo de organización, y por lo tanto, me aseguro constantemente de que el Ki se infunde en cada una de las enseñanzas que doy.

Al tener esta perspectiva, entreno a diario.

Quiero realizar “técnicas infundidas con Ki” en mi práctica, esta es la práctica en la vida cotidiana del Shin Shin Toitsu Aikido.

Trabajemos unidos para infundir Ki en todas nuestras acciones.

(Traducción: Roger Giménez)

|

14 de octubre de 2020

El propósito de UKEMI

En la práctica de Shin-Shin-Toitsu Aikido, los estudiantes aprenden a respetar la mente de sus oponentes y los guían y proyectan de acuerdo con "Los cinco principios del Shin-Shin-Toitsu Aikido".

Los cinco principios del Aikido Shin-Shin-Toitsu

1. Extender Ki.
2. Conoce la mente de tu oponente.
3. Respeta el Ki de tu oponente.
4. Ponte en el lugar de tu oponente.
5. Dirige con confianza.

Por ejemplo, digamos que alguien es muy fuerte y proyecta al oponente con fuerza. Si la persona que está siendo proyectada se resiste mentalmente y esto deja un sentimiento negativo, entonces no se está “guiando” verdaderamente.

Comparándolo con la vida cotidiana, diríamos que una persona con autoridad le da una orden a alguien. Si la persona que recibe esta orden se resiste mentalmente aún cuando esté obedeciéndola, entonces no se está "guiando" verdaderamente.

Tienes que percibir la situación del oponente y entender a dónde está tratando de ir, antes de poder moverlo y guiarlo a su destino. Lo mismo es cierto para las técnicas. Esto es lo que significa guiar y proyectar a tu oponente.

Para empezar, en la práctica de Shin-Shin-Toitsu Aikido, ni se “gana” ni se “pierde”. La persona que proyecta no es el "ganador" y la persona proyectada no es la “perdedora”.

De la misma manera, no hay "ganadores" o "perdedores" en esta misma situación en la vida cotidiana. El que guía no es el “ganador” y el que es guiado no es el “perdedor”.

En Shin-Shin-Toitsu Aikido, la palabra "ukemi" se refiere a "defenderse". Ukemi no significa simplemente ser lanzado y rodar.

Mucha gente cree que la palabra "ukemi" significa ser pasivo, debido a la idea de ser dirigido. Pero ukemi es, por naturaleza, extremadamente activo.

Al igual que en nuestra vida diaria, la relación no termina cuando nos proyectan. De hecho, continúa después.

Si pierde la postura y se lastima como resultado de una proyección, no podrá levantarse de inmediato y prepararse para el siguiente movimiento. De hecho, si se golpea en la cabeza, puede ser incluso mortal.

Por lo tanto, un ukemi adecuado es esencial.

Básicamente, el ukemi en Shin-Shin-Toitsu Aikido no hace ruido al caer ni golpea el tatami. Siempre hacemos ukemi de manera que el cuerpo aterrice suavemente.

En casos extremos, incluso en una superficie dura como el asfalto, el ukemi debe minimizar el daño con el objetivo de permitir que el cuerpo se prepare para el próximo ataque en un instante.

En otras palabras, el propósito de ukemi no es solo protegerse mientras lo proyectan, sino también prepararse para su próximo movimiento.

Hace años, enseñé a un boxeador profesional. Este boxeador, que era un gran atleta, estaba profundamente interesado en ukemi.

Según este boxeador, no era solo el daño infligido por su oponente, sino también el daño que se hacía al golpear el suelo al ser derribado. Decía que este doble daño le hacía perder la compostura fácilmente.

Dijo que quería aprender ukemi bien, para poderlo hacer inconscientemente. Después, este gran atleta practicó bien y dominó la técnica.

Realmente es lo mismo en nuestra vida diaria.

Pueden surgir fallos y problemas y derribarnos. Pero la vida no termina ahí. Es en esos momentos que ukemi es necesario, porque recuperarse es siempre esencial. Poder usar activamente nuestra mente con el fin de prepararnos para el próximo evento de la vida, de inmediato, es una gran fortaleza de la mente.

Sin embargo, si nuestra calma se ve alterada, no podemos hacer eso. Esto es algo que solo se puede aprender practicando con el cuerpo y no mediante la teoría mental.

Para aquellos de ustedes que practican Shin-Shin-Toitsu Aikido, me gustaría que repasaran y mejoraran no solo sus proyecciones, sino también su ukemi, con el propósito correcto.

(traducción: Roger Giménez)

|

8 de septiembre de 2020

¿Qué es extender Ki?

Esta es una historia de poco después de convertirme en instructor.

Comencé mi entrenamiento como Uchideshi, el entrenamiento disciplinario de Koichi Tohei Sensei, y pronto me dieron un puesto de profesor en una clase de unos 20 estudiantes adultos. Aunque tenía experiencia liderando la práctica del club universitario de Aikido, mi comprensión del Ki era insuficiente, mis habilidades de enseñanza eran inadecuadas y mi humanidad todavía no tenía experiencia.

Al principio, vinieron muchas personas a la clase, pero una a una, comenzaron a disminuir en número, y para cuando el clima invernal ya era muy severo, había un único hombre en la clase. Es posible que viniera a clase por un sentido de responsabilidad, pensando: "¡Si me ausento, la clase no existirá!"

Sentí que era insoportable reducir el número de alumnos de la clase que me había confiado mi maestro. En esos momentos, por extraño que parezca, las técnicas a menudo salían mal.

Debía tener una mirada muy pesimista en mi rostro cuando finalmente un día, Koichi Tohei Sensei me preguntó sobre mi clase.

Maestro Tohei: "Escuché que el número de personas que van a tu clase está disminuyendo estos días".

Yo: “¡Lo siento! Estoy intentando hacerlo lo mejor que puedo pero… "

Maestro Tohei: "No tienes confianza, ¿verdad?"

Yo: "Sí... hay muchas técnicas que no funcionan".

Maestro Tohei: "¿Sabes por qué no funciona?"

Fue muy frustrante que me preguntara "¿por qué?" ¡Porque yo era el que realmente quería saber por qué no podía hacer aquello correctamente! No hay nadie a quien esté ignorando. Quizás sea simplemente una cuestión de mi habilidad. ¿O tal vez no tengo el talento suficiente? Debió ver a través de todos mis pensamientos.

Maestro Tohei: "No es una cuestión de habilidad ni talento. Es porque estás contrayendo el Ki. Dirige tu mente hacia lo que puedes hacer, no hacia lo que no puedes hacer."

Después de decirme eso, Koichi Tohei Sensei se fue.

Había comenzado mi entrenamiento para convertirme en el sucesor del Shinshin Toitsu Aikido, así que todo en lo que podía pensar era en si sería o no aceptado por todos. Estaba tratando de hacer más de lo que podía hacer en ese momento, y eso era lo mismo que tratar desesperadamente de hacer lo que no podía hacer.

"Entonces, ¿qué puedo hacer ahora?" Me preguntaba. Al principio, pensé que no tenía nada que ofrecer, pero cuando comencé a calmarme, descubrí que en realidad tenía mucho que ofrecer.

Por ejemplo, tuve la idea de limpiar el dojo aún más que antes, de manera que todo el que viniera a practicar pudiera pasar su tiempo con nosotros sintiéndose lo más cómodo posible.

También podía dar la bienvenida y despedirme de todos con una sonrisa positiva desde el fondo de mi corazón ().

Incluso aún sin poder resolverlo todo, podría prestar atención a cada persona y escuchar sus inquietudes.

De esta manera, podemos apoyar a los estudiantes independientemente de nuestras habilidades docentes. Decidí que lo haría lo mejor que pudiera antes de decidir que no tenía la capacidad o el talento.

A pesar de mis esfuerzos, hubo un período en el que nuestros números estuvieron bajos por un tiempo. Pero, al final del invierno y principios de la primavera, la cantidad de personas que venía a practicar aumentó gradualmente y, a principios del verano, la cantidad de estudiantes era incluso mayor que la de los que inicialmente habíamos inscrito.

Lo más sorprendente para mí fue que pude realizar técnicas en las que antes no había tenido ningún éxito. El primero de los Cinco Principios de Shinshin Toitsu Aikido es "El Ki se extiende", por lo que los cambios positivos no me sorprenden ahora.

"En lugar de preocuparte por lo que no puedes hacer, encuentra lo que puedes hacer y hazlo lo mejor que puedas".

Me di cuenta de que esto es "Extender Ki", y se reveló a través de todas las experiencias que tuve en el pasado.

Ahora que les estoy enseñando a muchos de ustedes tanto en Japón como en el extranjero, quiero tener en mente esta intención original mientras continúo enseñando.

|

3 de septiembre de 2020

Dirección de la mente

Soy el jefe de una gran organización.

En un lugar donde se reúne mucha gente, como en una organización, la “dirección de nuestra mente” es importante. Siempre surgen problemas cuando la gente se reúne. Esto es natural porque se juntan personas de diferente naturaleza.

Si consideras estos problemas como "fallos", una mente negativa que dice "no debemos fallar" puede extenderse por toda la organización.

Entonces te pondrás a considerar los muchos riesgos que podrían estar involucrados, aunque nadie haya desafiado nada todavía. Y luego, incluso puede que comiences a preguntarte "¿quién es responsable de esto?" para no ser culpado por otros.

Si consideramos los problemas que ocurren en una organización como "cuestiones por resolver" en lugar de "fallos", una mente positiva se extenderá por toda la organización.

Entonces, cada persona podrá llevar a cabo sus propias responsabilidades de buena gana y podrá afrontar activamente los problemas, incluso si parece difícil.

Como resultado, la propia organización cambiará drásticamente.

Puede suceder en cualquier momento, pero la dirección de la mente siempre se puede cambiar. Especialmente en momentos como hoy, en esta situación inestable, podemos comenzar con una mente positiva, pero luego cambiar a una mente negativa sin darnos cuenta.

Sobre todo, como presidente de mi organización, siempre quiero ser muy cuidadoso sobre mi propia mente.

La dirección de la mente también es importante cuando estamos en público.

Por ejemplo, cuando era niño, recibí como crítica que "cuando hablaba en público, me ponía nervioso y no podía hacerlo bien". La causa de este tipo de nerviosismo es que a menudo tendemos a preocuparnos demasiado por los ojos de las personas.

Considerad la diferencia entre, cuando estáis "mirando" y cuando estáis "siendo observados".

Cuando estás mirando, puedes concentrarse en la expresión facial de otras personas, sus características, etc. En esta circunstancia, tendrás una mente positiva.

Sin embargo, cuando sientes que estás siendo observando, tal vez te concentras en ti mismo, preocupándote por lo que los demás puedan pensar de ti o cómo te están evaluando. En esta circunstancia, tendrás una mente negativa.

Curiosamente, cuando estás "mirando", no te importa que "te estén mirando". Por el contrario, no puedes "mirar" cuando estás "siendo observado".

Esto se debe a que la dirección de la mente no pueden ser "positiva" y "negativa" al mismo tiempo, por lo que cuando la mente trabaja positivamente, no funciona negativamente.

En otras palabras, incluso las personas que se ponen nerviosas por "ser observadas", pueden mejorar su capacidad entrenándose a sí mismas en "cómo mirar".

De hecho, pude superar esto entrenando, a pesar de que era un niño y era muy fácil para mí ponerme nervioso.

Hoy en día, cuando doy conferencias, me sitúo enfrente de miles de personas. En ese caso, confirmo si mi propia dirección de mente es positiva o no, “observando” a toda la audiencia antes de subir al escenario.

Estoy dirigiendo activamente mi propia atención a la audiencia, dándome cuenta a propósito cosas como "¿Cuál es la proporción entre hombres y mujeres?", "¿Qué grupo de edad se está reuniendo aquí?" y "¿Qué tipo de expresiones faciales tiene cada persona?"

Si tu mente es negativa, recibirás los ojos de muchas personas a la vez. Pero si tu mente es positiva, no te importará lo grande sea la audiencia.

Por cierto, hay un dicho que dice que "nos pulimos al ser observados". Pero en este caso, eso se refiere a "vivir cada día asumiendo que estamos siendo observados y sentirnos muy cómodos con ello", que es diferente de nuestro tema: la "dirección de la mente".

La mente tiene una dirección.

Hay "mente positiva" y "mente negativa". Es difícil eliminar la mente negativa, pero al entrenar la mente positiva, la mente negativa desaparece naturalmente.

Yo me entreno todos los días mediante la práctica del Ki-Aikido.

|

25 de marzo de 2020

Lo más importante

El "Nuevo Coronavirus" se está extendiendo por todo el mundo. Este virus desconocido no tiene métodos preventivos o terapéuticos establecidos. Presenta un riesgo particular para las personas mayores y aquellos que pueden tener enfermedades preexistentes. No hay perspectivas de convergencia en este momento, y nadie sabe lo que traerá el futuro. Todos los días, a medida que se desarrolla la información, también se ven influenciadas nuestras decisiones.

En tales circunstancias, decidimos posponer los eventos internacionales, programados para otoño de este año, para el próximo año (2021). Muchos de los participantes ya habían comenzado a planificar sus viajes a Japón, por lo que la decisión debió ser decepcionante y costosa. También tenemos una gran pérdida financiera. Hubo varias opiniones. Algunas personas dijeron: "Su decisión se toma demasiado pronto". En tanto que nadie conoce el futuro, es realmente difícil tomar este tipo de decisión.

De hecho, "no hacer nada" es la forma más fácil de evitar riesgos. Pero esto es lo mismo que aplicar la idea de "Si no usa su cuerpo, su cuerpo será débil". Si nos limitamos a evitar riesgos, debilitaremos nuestra organización. Por otro lado, si seguimos adelante, sin considerar los riesgos, actuamos según la idea de "Si usa su cuerpo interfiriendo la ley de la naturaleza, su cuerpo se romperá". De esta manera, podríamos cometer errores graves. En particular, los posibles fallos que involucran vidas humanas son irreversibles. Claramente, es insuficiente juzgar analizando solo las ventajas o desventajas.

En un caso así, considero "lo más importante". Como presidente de nuestra organización, lo que más valoro son las personas. Antes de tomar la decisión, primero entrevistamos a los jefe- instructores en el extranjero. Hubo una variedad de opiniones, pero lo que vi fue "la cara de su familia". Todos los participantes están estudiando Shinshintoitsu Aikido y extienden Ki todo el tiempo. Creen que este nuevo coronavirus terminará en un futuro cercano y les gustaría visitar Japón según lo programado. Sin embargo, sus familias están seriamente preocupadas por planificar un viaje al extranjero en la situación actual.

Los instructores y los miembros pueden continuar sus actividades de Aikido Shinshintoitsu con la comprensión y el apoyo de sus familias. Valoro nuestra relación, no solo con los instructores y los miembros, sino también con sus familias. Cuando pienso en "lo más importante" en nuestras actividades, estoy convencido de que esta es la mejor decisión desde una perspectiva a largo plazo. Por supuesto, veremos más adelante si esta decisión fue realmente correcta.

Después de que termine el nuevo coronavirus y se pueda viajar al extranjero con tranquilidad, si es posible, invitamos no solo a los instructores o miembros, sino también a sus familias. Nos gustaría celebrar juntos el centenario del nacimiento de Koichi Tohei Sensei.

|